Cómo empezar a hacer deporte y no dejarlo a la semana

Esta entrada se podía titular también “… y no morir en el intento”, porque lo cierto es que cuando iniciamos o retomamos la actividad deportiva después de mucho tiempo de inactividad solemos cometer una serie de errores que en muchos casos nos llevan a abandonar.  Es algo que nos pasa a muchas mujeres tras la maternidad. En mi caso pasé un periodo de “ya tengo bastante con lo mío como para encima ponerme a sudar por gusto”, pero si lo consigues notarás grandes beneficios, aquí os daba ocho razones para hacer deporte si eres madre (o padre).

Y es que ahora es el momento. Esta es la época del año, con permiso de enero, en el que los gimnasios se frotan las manos viendo llegar a decenas de personas dispuestas a hacer en tres meses lo que no han hecho en todo el año. La sombra del bañador es alargada y ya nos vemos luciendo lorza un verano más y pensando “debería haber hecho algo con este cuerpo escombro”.  Pues bien, aunque vayamos con el tiempo algo justo, nunca es tarde para moverse y si lo hacemos bien seguro que llegamos a la playa con nuestro objetivo cumplido.

Lo primero es elegir qué vamos a hacer, básicamente hay dos opciones:

  • Gimnasio. Suele ser la mayoritaria aunque cuidado, recomiendo conocer el sitio previamente y si es posible asistir a alguna clase sin compromiso mejor. He visto con estos ojos clases de pilates que parecían un tetris, intentando meter gente como si aquello fuera el maletero de mi coche en vacaciones. También he visto gente esperando coger una máquina más tiempo que lo que duran los anuncios en Antena3.
  • Por tu cuenta. El “esta semana empiezo a correr” puede funcionar si eres una persona constante y bien organizada. Lo que suele pasar es que esa semana sales a correr, o a nadar, o a jugar al pádel, o haces sesiones de abdominales y sentadillas en casa… Todo muy bien y tal, pero a la semana siguiente un día te duele un pie, otro tienes trabajo y el tercero ya es en plan: “ir pa ná…”. Si estás muy seguro adelante, pero márcate un objetivo y se realista con los tiempos.

Precisamente plantearse un objetivo realista es uno de los factores que más influyen a la hora de retomar la actividad y no abandonar. Si pretendemos notar los efectos en una semana y en un mes estar estupendos mal vamos. Cuando veamos que las cosas de palacio van despacio perderemos la motivación y abandonaremos. Constancia y una meta sencilla, por ejemplo: “este mes me tengo que abrochar ese pantalón y respirar a la vez”.

Otro fallo gordo que nos hace abandonar es abusar de la actividad, buscando precisamente ese objetivo de lo quiero ya. Recuerdo que cuando empecé de nuevo en el gimnasio acudí los cinco días de la semana, la primera semana. Empalmaba clase de tarde con clase a primera hora de la mañana. Así lo pasé yo, tooodo el fin de semana sin poderme mover. El monitor me pilló a parte y me lo explicó: descansa, sin prisa, crea una rutina sin agobios… Le hice caso y he seguido al pie del cañón, aunque no todo el mundo es obediente y ya he visto a varios desaparecer tras las primeras semanas, que eso no te pase.

Por tanto mejor ir con calma y sobre todo que no te robe tiempo valioso, aquí hablaba de cómo sacar tiempo para hacer deporte. Es importante que lo que hagamos lo hagamos por gusto. Si vamos al gimnasio en el tiempo que le dedicábamos a la lectura o a jugar con los niños al final pesará más el hobby principal, por eso hay que encontrar el momento y la actividad perfecta para nosotros.

En definitiva hay que empezar poco a poco, escogiendo un deporte que nos guste y nos resulte cómodo en todos los sentidos. No debemos exigirnos mucho físicamente al principio, si el entrenamiento no es gradual corremos el riesgo, no solo de cansarnos y abandonar, sino de lesionarnos. El objetivo debe ser crear una rutina e integrarla a nuestra vida de forma suave. Así veremos que se convierte en una parte más de nuestra cotidianeidad y sin darnos cuenta tendremos la forma que deseamos, sea verano o invierno.

¿Habéis comenzado a hacer deporte hace poco? ¿Cómo lo lleváis?

Anuncios

10 comentarios en “Cómo empezar a hacer deporte y no dejarlo a la semana

  1. Muy buenos consejos. Sin duda a veces queremos hacer tanto que a la mínima lo dejamos. Yo siempre había sido de ir al gimnasio, pero ahora me falta tiempo y ya hace tiempo que digo eso de “tengo que salir a correr”.. Y siempre queda para la semana siguiente. Ains, qué desastre estoy hecha. Un abrazo guapa!

    Le gusta a 1 persona

  2. Uuuufff!! Me has dado en el clavo!!!
    Llevo tiempo queriendo cogerme otra vez a correr, pero al salir sola, si no quedo con nadie, pues lo que pasa, que yo misma me lo quito de la cabeza… porque hoy estoy muy cansada, porque me pica un poco la garganta y me voy a poner peor, porque tengo mucha plancha (aunque al final tampoco planche).
    Tres cuartos de lo mismo me pasa con la dieta, pero ahora que a mi maridín le ha salido un poco alto el colesterol y le han recomendado dieta y ejercicio he encontrado al compañero perfecto para las dos cosas!!
    Comeremos los dos lo mismo y si nos obligamos el uno al otro a salir es más fácil coger la rutina. El año pasado llegaba a correr durante 20-25 minutos seguidos (para mi es todo un logro), así que si lo conseguí una vez lo puedo volver a conseguir… Ya te contaré.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s