A por la niña, claro

Pues sí, si tuviera que elegir una frase resumen de mi embarazo hasta ahora sería esta sin duda. Parece ser que el único motivo para lanzarse a la trimaternidad después de dos chicos es, obviamente, buscar la chica. Seguramente por eso no me he encontrado en el camino otro tipo de reacciones más curiosas, por decirlo de alguna manera. En este artículo os hablaba de ello. Está claro, en mi caso no había dudas: iba a por la niña.

No dudo, de hecho sé positivamente, que hay gente que se lanza a un nuevo embarazo buscando el sexo contrario al mayoritario en casa. Lo respeto, pero para mí equilibrar genitales no es motivo suficiente para traer otra personita a este mundo. De hecho al principio me mosqueaba y discutía ante el argumento, ahora, visto que no se puede luchar contra la masa, me quedo con un “Sí claro, eso es lo que dicen todos…”

No es que el sueño de mi vida fuera ser madre de familia numerosa, de hecho antes de tener hijos no sabía si quería tenerlos. El reloj biológico nunca hizo tic-tac, ni con el primero ni con el segundo. Pero lo que sí tuve claro desde que nació el Mayor es que habría un segundo y de poder un tercero, y eso sin saber de qué sexo serían. La prueba para mí fue que sí sentí el relojito cuando el Peque tenía dos años, cosas que pasan.

Cada uno tiene sus motivos para tener  uno, dos, tres, cuatro hijos o no tener ninguno y todos son igual de válidos. Pero parece que sea cual sea la decisión que tomemos hay que justificarla continuamente y eso lo sabemos bien todas las mujeres: ¿No vas a  tener hijos? No te vas sentir completa como mujer… ¿Uno solo? Pobre, sin hermanitos… ¿El segundo? Claro a por la parejita… ¿Tres? A por el equipo de fútbol ¿no?

Se trata de cuestionar todas y cada una de nuestras decisiones, a veces parece que solo por el hecho de ser mujer debemos justificarnos continuamente y quizá lo que vaya a decir ahora suene a barbaridad pero tanto hablar de si es niña me quita las ganas de traer al mundo a otra mujer que tenga que estar al pie del cañón defendiendo el simple derecho de  tomar las decisiones que le plazca.

Y supongo que os estaréis preguntando si ya sé lo que es, sí lo sé, pero eso lo dejamos para el siguiente capítulo…. Que noooo, es broma…

Y la respuesta es…

El trihijo es: Niño. Ahora cuando vienen las caras de pena, los oohh pobrecita, los bueno no pasa nada, los el siguiente seguro que es niña, los ¿pero estás bien? Los qué mala suerte, Los lo importante es que este sano… Si si,  no digáis que no, lo habéis pensado todos.

Lo entiendo, yo misma estaba expectante ante mi reacción cuando me dijeran que era niño (porque sabía que era niño, llámalo instinto, llámalo un sueño que tuve en el que vi a mis tres soles riendo en el sofá). Y cuando el anuncio llegó solo pude sonreír, no hubo pena, no hubo decepción.

Tampoco os voy a engañar, hubiera estado bien niña, sí, igual que nos hubiera gustado niño si hubiéramos tenido niñas, más que nada por aquello de probar algo diferente. Y es cierto que cuando salí de la consulta y me di cuenta de que no sería nunca madre de una niña sentí una pequeña punzada. En mi armario no habrá vestiditos, no me veré reflejada en una niña pequeña, no habrá el entendimiento de mujer a mujer, no tendré la compañía que (se supone) te dan las hijas cuando te haces mayor… Sin olvidar al papá que no tendrá a la niña de sus ojos…

También pensé en todo lo que tengo (y tendré) con mis hijos, necesitaría tres artículos más para enumerarlo. Por eso, esa carencia de la niña quizá me dé pena en algún momento, quizá eche de menos esas sensaciones, ahora mismo no. Mis hijos colman mis expectativas y me dan todo lo que necesito y más. Ahora mismo solo tengo ganas de abrazar a mi angelote rubio soñado.

Así que antes de compadeceros de una madre o padre que va a tripitir con el mismo sexo o soltar alguna barbaridad del tipo: “¡Tres chicos! acabarás en una residencia” (totalmente verídico), pensároslo dos veces, seguramente ni necesita ni quiere vuestra cara de pena sino un enhorabuena bien grande.

Para terminar me gustaría conocer vuestras experiencias madres y padres de niños, de niñas, de niños y niñas… Contadme, ¡soy todo ojos!

Anuncios

23 comentarios en “A por la niña, claro

  1. Enhorabuena por tu tercer embarazo!! Siempre es una alegría aumentar la familia, yo también soy mami de dos nenes y en este corto tiempo ya he escuchado varías veces el “tendrás que tener un tercero para ir a por la niña”. La verdad es que me indigna un poco, pero me lo tomo con filosofía y contesto amablemente. Parece que se les olvida que son hijos igualmente, independientemente del sexo… en fin, se escuchan demasiadas chorradas. Disfruta de tu embarazo y espero que todo vaya de maravilla 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Totalmente de acuerdo contigo. Y es que la gente necesita opinar de todo:
    Cuando te casas y tardas dos años en quedarte embarazada: ¿que no os animáis? – y tu qué sabes si no puedo y me estás mortificando con la pregunta!!
    Cuando ya tienes una: es que uno no es ninguno – ¡¡perdona!! una con mucho carácter te digo yo que si que es una, y a veces dos.
    Cuando ya has conseguido quedarte del segundo: ¡ay que bien, otra niña, mejor! – ¿mejor? pues ya veremos, hay hermanos del mismo sexo que se llevan a matar. Tu ya sabes que después de todo lo pasado me daba igual lo que fuera, sólo quería que estuviera sanito/a.
    Lo de la residencia, pues depende, mi abuela tuvo 3 hijos (uno mi padre) y se han desvivido por ella cuidándola en casa hasta el día que pasó a mejor vida.
    A mi si que me queda un poco la curiosidad de cómo sería tener un nene, que comparta aficiones de machote con su padre, jajaja!! Pero lo que tu dices, una no tiene hijos buscando un sexo determinado, los traemos al mundo por amor, amor incondicional a ellos y a sus hermanos.
    El caso es opinar de todo y creer tener la verdad suprema. Así que yo si que te digo ¡¡¡ENHORABUENA!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias guapa! Es deporte nacional opinar, criticar y cotillear ya lo sabemos. Cada uno se queda con lo suyo y ya me estoy convirtiendo una experta en sonreír y decir tranquilamente “Sí otro, a mí es que me van los niños!” Besos

      Me gusta

  3. hay mucho opinologo suelto!! todas las opciones son validas y sólo una misma sabe el porque de las decisiones que toma, no podemos pretender que nos entiendan porque visto lo visto…a la gente le gusta mucho hablar. Enhorabuena x tu chiquitín, tu estás estupenda!

    Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: ¿Y tú por qué tienes hijos? |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s