Los beneficios de salir al campo con niños

En 3,2,1, diremos adiós a la ciudad y nos marcharemos unos días al pueblo. Sí, toda una suerte, o no, como ya os contaba aquí. Pero más allá de las (des)ventajas de tener pueblo, una cosa no se puede negar: En el pueblo tenemos campo, aire puro, ríos, montes, bosques… y si algo necesito después de una intensa semana fallera y de dos niños medio descontrolados por estos días raros es salir a que nos dé el aire. Dicen que la música amansa a las fieras, para mi es el contacto con la naturaleza lo que lo consigue.

Cuando uno se ha criado en la ciudad pero ha pasado fines de semana y vacaciones pateando tierra de verdad reconoce esa sensación de libertad que se siente, esa necesidad de salir de la rutina y de dejar que la mente vague libremente mientras respiras hondo y contactas con una parte ancestral de ti. ¿Muy trascendente? Puede ser, pero es así como lo siento y es lo que espero que sientan también mis hijos.

Que el ser humano NECESITA estar en contacto con la naturaleza es algo que creo firmemente, y lo veo además en el comportamiento de mis hijos cuando salimos al campo, no es igual que cuando vamos al parque o de paseo por la ciudad. Las ganas de correr aparecen casi al instante y es difícil mantenerlos quietos. Palos, piedras, bichos, caracoles, árboles, flores, ramas… Todo es susceptible de ser investigado, todo requiere atención, todo es un juego.

salir al campo 2.jpg

Y este sería el primer beneficio, la experiencia para sus sentidos que supone un día en el campo. La visión de paisajes sin fin donde la mirada no se ve cortada por hileras de edificios. El placer de escuchar el canto de los pájaros, el fluir del agua o el silencio. El olor a tierra húmeda, a verde, a flores y arbustos aromáticos. El tacto de las hojas, de las piedras y palos, del agua del río. El sabor de los higos, de la ramita en la boca o del bichito que te tragas (esto no ha quedado tan bonito pero cierto es).

Además de la experiencia sensorial hay otras ventajas:

Es una de las mejores formas de practicar deporte y cuidar nuestra salud de paso. Andar, correr, saltar, trepar… Otra cosa no, pero ejercicio hacen un rato cuando hacemos una escapada por ese camino de senderismo o cuando subimos colina tras colina. No solo estamos velando por su bienestar físico, sino que con esta costumbre desarrollamos un estilo de vida saludable. Por no decir lo bien que duermen después, lo que SIEMPRE es de agradecer.

salir al campo (1).jpg¿Porqué los árboles son verdes? ¿Cómo vuelan los pájaros? ¿Las babosas se comen? Desenvolverse en un entorno alejado del habitual despierta la curiosidad, son decenas las preguntas que pueden plantear a lo largo de una excursión y nosotros pasaremos por decenas de apuros para dar respuestas medianamente decentes. Aunque el interrogatorio vale la pena, a través de él conversamos con nuestros hijos de una forma relajada y descubrimos cosas muy interesantes.

Cuando vamos paseando alejados de la civilización mi Mayor me pregunta casi siempre por los “prehistóricos”: ¿Vivían en cuevas como esas? Sí ¿Sin móvil, ni tele? Nada. Fuera materialismo, aquí no hay hueco para hablar del quiero y cómprame, todo lo contrario hablamos de cómo puede vivir una persona en un entorno natural y ser feliz. Al llegar a casa van a seguir pidiendo, vale, pero por lo menos por un rato se plantean otras opciones.

Como comentaba al principio el ser humano necesita estar en contacto con la naturaleza, es algo biológico. Es cierto que una persona puede vivir sin pisar el campo ni por equivocación, aunque no me lo quiero imaginar. Solo al ver su expresión cuando están retozando con la tierra o tirando piedras al río me doy cuenta de lo natural que es eso para ellos, de lo necesaria que esa experiencia es para su desarrollo.

La diversión y la aventura están asegurados.  Y no solo eso, es una diversión que ellos encuentran solos. ¿Cuántas tardes nos hemos comido la cabeza pensando qué hacer para que no se aburran, para que no se pongan delante de la tele? La respuesta es tan fácil como salir fuera, si tenemos la suerte de tener el campo cerca… De cualquier cosa hacen un juego, con un palo son espadachines, exploradores, magos y hasta pilotos de naves espaciales, y si le añadimos un par de ramitas y unas hojas tenemos el mejor velero del mundo.

salir al campo (3)

Así que, teniendo en cuenta todas estas ventajas, no dudéis, buscad un destino vacacional donde la naturaleza está presente. No es necesario esperar a las vacaciones, durante el fin de semana seguro que podemos hacer alguna ruta, aunque sea al botánico. Lo importante es dotarles de esta experiencia, pese a que eso implique también llevar un par de mudas y prepararse para frotar barro de los pantalones…

Con este espíritu nature power nos disponemos a disfrutar de unos días de campo, a ver qué nos deparan estas mini vacaciones. Disfrutad mucho. ¡Nos leemos a la vuelta! (porque otra de las (des)ventajas del pueblo es la casi nula conexión a internet…)

 

Anuncios

9 comentarios en “Los beneficios de salir al campo con niños

  1. Pingback: ¿Mejoran las rutinas la capacidad de adaptación del niño? |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s