Cuando se rompen los dientes de leche

Pues sí, el ratoncito Pérez nos ha visitado esta semana, aunque ha sido una visita adelantada ya que el afectado solo tiene tres años y ese diente, que ya no está, debería haber permanecido en su sitio dos o tres años más.

Cuando dos niños empiezan a correr como locos por el centro comercial solo hay dos formas de pararlos. O bien te pones serio y los separas o bien esperas que acontezca lo inevitable: que uno de los dos acabe llorando. En este caso fue el pequeño el que salió perjudicado. Boca llena de sangre – dientes torcidos – viernes por la tarde – el dentista no está – al hospital.

Después del susto parecía que la cosa iba a quedar ahí. Las palas se movían sí, una se había quedado torcida sí, pero con el mayor habíamos pasado por una experiencia similar, así que esperábamos que poco a poco volvieran a agarrar y todo quedara en la anécdota.

diente leche roto (1).jpgNuestras esperanzas se fueron al traste cuando visitamos el lunes al dentista. Una radiografía mostró que la raíz del torcido estaba rota (esa franja negra encima del diente en la parte inferior derecha) Solución: fuera diente. Pensaréis ¿qué drástico no? Yo al menos sí lo pensé. Vale no está en su sitio y se mueve un poco pero mejor algo que nada.

Estaba equivocada, la pobre odontopediatra sufrió nuestro interrogatorio exhaustivo, además de que estuvimos consultando y preguntado hasta estar seguros. El caso es que esa es la solución, cuando un diente de leche se rompe, como en este caso de raíz, hay que extraerlo, de lo contrario el diente que viene por detrás acaba afectado (por cierto, que bien se ve el posterior en la radiografía ¿eh?). Con un diente así la encía tiene mucha movilidad, entran bacterias, se puede inflamar, salir un flemón… En definitiva como el diente esta “muerto”, el tejido circundante se inflama y se degrada y, como nos recalcó la dentista, lo importante es el diente posterior, ese es el que tiene que ser salvado.

diente leche roto (2).jpgConvencidos pero apenados finalmente se realizó la extracción. El peque fue todo un campeón, aguantando una aguja de anestesia que a mí se me hizo interminable y la extracción que, eso sí, fue muy rápida. Él está muy contento, no es del todo consciente de que va a estar mellado unos años. Como ya ha visto a su hermano la ilusión que tenía era que viniera el ratoncito Pérez, algo que esperaba desde el momento en que se cayó. Aún llorando y con la boca llena de sangre decía ¿pero va a vení el ratonsito?

Otra cosa hubiera sido si se hubiera roto una parte. Si no hay riesgo para la raíz podría haberse aguantado y ver la evolución, aunque los dentistas en estos casos prefieren curarse en salud y no perjudicar la futura dentadura.

Nos planteamos  si se podría poner algo en su lugar, pero esta opción perjudica también al que está por salir. Colocar algo en ese hueco no es más que un impedimento para cuando finalmente salga el definitivo.

Ahora nuestra preocupación es la pala que le queda, este es otro caso. La raíz no está rota pero los ligamentos se han expandido y hay movilidad. Van a estudiar su evolución porque si hay necrosis (que muera el tejido o el diente) puede que también haya que extraerlo. ¡No me lo quiero imaginar sin las dos palas! Va a parecer un abuelito.

Por tanto ya sabéis, si hay golpes en los dientes de leche el “no pasa nada porque no son los definitivos” no vale. La valoración del dentista es imprescindible para evitar males mayores. Al menos no ha perdido las palas definitivas como le pasó a su madre… Esto es cosa de familia por lo visto.

En este enlace y en este otro tenéis algo más de información sobre el tema por si os hace falta.

Me gustaría conocer algún caso más ¿Os ha pasado algo así? ¿Conocéis a alguien? ¿Cómo lo ha llevado el niño mellado?

Anuncios

16 comentarios en “Cuando se rompen los dientes de leche

  1. Ostras! Que susto! A nosotros nos pasó similar también con 3 años, se cayó en el cole los llevamos al dentista porque se le movía una de las palas, en la radiografía todo bien y se pudo salvar el diente… Nos dijeron que seguramente se lo pondría negro pero no fue así…. Un beso para el valiente y su mami! Que sustos nos pegan!

    Me gusta

  2. Pues el caso de mi hijo fue muy parecido, pero le salio de raíz, y el tiempo fue pasando y se le iba cerrando el hueco, tanto, que no le dejaba al diente definitivo sitio para colocarse, total que hubo que ponerle una especie de ortodoncia en miniatura para ir ensanchando el hueco,
    por lo tanto, no estaría demás, que se lo comentases al dentista.Después con mi segundo hijo,volvió a pasar, en el parque, tirándose por el tobogán, pero como ya me había informado, busque el diente y se lo volví a poner inmediatamente, y ahí se quedo, no se volvió a mover.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues la cosa fue a peor porque el otro se le cayó también! Ahora está completamente mellado 😦 pero él lo lleva bien y como a su hermano mayor están a punto de caerle lo ve normal.
      Gracias por preguntar.
      Buen finde!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s