No quiero ser siria. Sí quiero ser persona

 

Hace cinco años mi hijo mayor estaba a punto de cumplir uno, mi mayor preocupación era cuándo se lanzaría a andar solo.

Hace cinco años me empecé a plantear preparar oposiciones, visto que el mercado laboral no me ofrecía las salidas que me interesaban en ese momento.

Hace cinco años andaba planeando dónde nos escaparíamos unos días en verano, ¿playa, montaña? ¿hotel, apartamento?

Hace cinco años disfrutaba de las Fallas, saliendo a comer, de cena, visitando monumentos y viendo como el fuego los devoraba en medio del jolgorio.

………………………………………………………

Hace cinco años la guerra  estallaba en una parte del mundo. Devorándolo todo, con fuego de verdad.

Hace cinco años las familias se preguntaban qué salidas podrían ofrecerle a sus hijos, ¿huir por playa, por montaña?

Hace cinco años la vida cambiaba para millones de personas. Para niños que nunca llegarían a andar.

Hace cinco años llegaban los ecos del drama a través de las pantallas. Hoy siguen llegando, a través del mar.


 

No es mucho lo que puedo hacer desde este rincón en el espacio virtual, pero si puedo escribir un post para irme unos días de viaje también puedo debo hacerlo para solidarizarme con una situación insostenible.

Lo que se está haciendo en Europa con los refugiados Sirios no tiene nombre. Es bonito mostrar solidaridad y apoyo al principio, pero cuando las cosas se complican miramos hacia otro lado y que se apañen solos, al fin y al cabo no es nuestro problema ¿verdad?

Puede que no hayamos provocado el problema directamente, pero es nuestra responsabilidad como seres humanos intentar formar parte de la solución. Y si la solución pasa por abrir las puertas, abrámoslas. ¿Qué ejemplo estamos dando cerrando fronteras, poniendo trabas y mirando hacia otro lado? ¿Qué tipo de humanidad es esta? ¿De verdad preferimos cerrar los ojos ante la muerte de miles de inocentes, ante el desespero de padres y madres que no ven ningún futuro para sus hijos?

La triste realidad es que no ven futuro porque no lo hay, por lo menos no si la situación actual se mantiene. Yo no sé cómo reaccionaría si tuviera que lanzarme al mar con mis hijos pequeños, sin saber que va a ser de nosotros. Sí que se que me gustaría que el resto del mundo me apoyara. Me gustaría sentir que no estamos solos, que, al menos mis hijos, no morirán de frío o hambre. Porque en este mundo somos muchos y no quiero pensar que no hay voluntad de cambiar esta situación.

Afortunadamente no soy siria, afortunadamente mis preocupaciones son mucho más banales en comparación. Pero que no quiera ser siria, no significa que deje de ser persona en el sentido más amplio de la palabra. No significa que me de igual lo que pasa en el resto del mundo solo porque no me afecta directamente, porque la verdad es que sí nos afecta. Si una catástrofe humanitaria de este calibre nos da igual significa que nos estamos dejando la humanidad en el camino.

Por eso lo primero es exigir, exigir a los que nos gobiernan que actúen y eso se puede hacer de varias maneras, por ejemplo firmando esta petición de Save the children en la que se piden medidas  concretas con un plan de acción que prima evitar más muertes inocentes.

También podemos ayudar económicamente dentro de nuestras posibilidades, porque las carencias son muchas y los recursos muy pocos, este es el enlace de Unicef para hacer llegar las donaciones.

Y por último debemos no olvidar, no esperar que pasen cinco años para reflexionar sobre esta y otras situaciones insostenibles. Para ello leamos, no cambiemos de canal cuando empiecen “otra vez con lo mismo” porque “estoy cansado de ver dramas”. Aquí algo para empezar: Información de la mano de la revista de Madresfera sobre cómo se gestiona la llegada de refugiados a nuestro país.

Acabo con este vídeo de Unicef y Malasmadres en el que nos hacen una sola pregunta ¿Qué has hecho tú en estos últimos cinco años? Y yo añado ¿qué hubieras hecho si hubieras vivido en Siria?

Anuncios

8 comentarios en “No quiero ser siria. Sí quiero ser persona

  1. Exacto!. Todos deberíamos estar en las calles exigiendo que este drama se solucione de la mejor manera. Yo siento vergüenza, dolor y terror !! Que poca empatía tenemos desde nuestros sofás, con nuestras calefacciones y nuestro plato de comida en la mesa!! . Qué vergüenza cuando un día nuestros hijos nos pregunten: … Y nadie hacía nada??, nadie les ayudaba??.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo estoy inscripto en Médicos Sin Fronteras, ¿y TU ???
    Un viejo dicho Judio dice : “SALVA UNA VIDA Y SALVARAS AL MUNDO” ……!!!
    Haz “ALGO” acorde a tus posibilidades, pero por favor “HAZ ALGO” !!!, ellos esperan nuestras acciones…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s