Oposiciones, cómo enfrentarse a un examen de test.

Una de las cuestiones más importantes que tenemos que conocer cuando nos presentamos a una oposición es el tipo de prueba que nos van a plantear, no va a ser lo mismo estudiar para un examen de test que para uno de desarrollo, tampoco serán las mismas las estrategias a seguir el día clave. Tener esto claro y actuar en consecuencia será básico para resolver la papeleta con éxito.

El examen tipo test es uno de los más comunes que encontramos en este mundillo, seguramente porque es el más sencillo de corregir. También transmite la idea de que es más sencillo de resolver aunque nada más lejos de la realidad, enfrentarse a un examen de test bien hecho puede ser mucho más duro que resolver cualquier otro tipo de prueba.

Clave 1: Reconocimiento visual

Si sabemos que nos vamos a enfrentar a este examen ya tenemos algo ganado en lo que al estudio se refiere. La clave está en el reconocimiento. En un test nos presentan 3 o 4 opciones de las cuales normalmente solo hay una correcta, elaborar una prueba de este tipo requiere un esfuerzo considerable y puede estar sujeto además a muchos matices si no se hace bien, por tanto lo normal que se utilicen directamente fragmentos literales de leyes, decretos… o que se recurra a datos cuantificables que no dejen margen de duda. Así ya sabemos que tendremos que prestar mucha atención a esa literalidad. Como comentaba cuando hablaba de los esquemas y resúmenes, es importante no perder el matiz por lo que, aunque utilicemos estos métodos para estudiar no olvidemos que, si queremos el 10, debemos recurrir siempre al texto.

Lo que sí nos puede ser muy útil de cara a preparar un examen de este tipo son los cuadros o tablas donde sinteticemos fechas, plazos, comparativas… o cualquier dato susceptible de salir en un test. Así de un vistazo retendremos esa información y la podremos recordar mejor.

Clave 2: Practicar, practicar y practicar

Si no completamos el estudio con un buen entrenamiento práctico tendremos una gran carencia en nuestra preparación. Uno de los puntos básicos a la hora de presentarse a un examen es conocer el terreno para de esta manera controlar los nervios. Si a ese día, con toda la carga de tensión qué ya lleva, le añadimos la incertidumbre de no saber cómo será el test, tenemos un problema.

Para ello no es necesario acudir a una academia, aunque yo siempre lo recomiendo, es fácil encontrar en internet pruebas anteriores o páginas especializadas de las que podemos obtener test y entrenar.

Gracias a ese entrenamiento aprendemos a detectar con más rapidez las respuestas erróneas, nuestra vista se acostumbra a descubrir esos pequeños matices que se introducen para despistar, conocemos cómo se suelen estructurar las preguntas y cuantas modalidades puede haber, desde respuestas interminables hasta otras muy sencillas pero con un enunciado tramposo.

La práctica nos sirve además para aprender a actuar el día del examen. Cuando empezamos con test tenemos la manía de responder todo, no tenemos en cuenta que en la mayoría de ocasiones los errores descuentan y responder una de más puede abocarnos al fracaso. Se trata de contener la mano y no hacer quinielas NUNCA, ante la duda en blanco, (a no ser que descuente también) esta frase hay que grabársela a fuego, aunque también hay otra muy popular ante la duda, la C ;). Con esta práctica aprenderemos también a contar y repasar la puntuación todo ello nos va a ser sumamente útil el día del examen.

Consejos para el examen

Ya hemos llegado al momento decisivo, conocemos a qué nos vamos a enfrentar y eso nos da cierta tranquilidad aunque los nervios siempre están ahí, esto no es malo, un cierto grado de inquietud nos hace estar alerta. Respiramos hondo y nos concentramos. Ahora se trata de poner en marcha lo que hemos aprendido. Aquí os dejo algunas recomendaciones:

-Lee con mucha atención los enunciados, otro error común en los test es ir corriendo a contestar y a veces la pregunta puede ser tramposa, por ejemplo si la plantean en negativo.

-Responde primero las que sepas con el 100% de seguridad. No pierdas el tiempo pensando una pregunta, hay un límite y puede suceder que no de tiempo a acabar, dejando en blanco preguntas que sabíamos. Una vez repasado todo el examen vuelve a las dudosas.

-Calcula tus posibilidades y arriesga si es preciso. ¿Contesto o la dejo en blanco? Es la pregunta del millón, lo mejor es calcular como llevas el examen y si es necesario arriesga. El instinto no suele fallar y si estás bien preparado contestar puede suponer el punto de diferencia con el resto.

-Mucho cuidado al pasar las respuestas. No será la primera vez que se suspende un examen por equivocarse al pasar las respuestas a la planilla. En un examen no te puedes relajar ni perder la concentración ni un momento. Contesta directamente en la hoja de respuestas así también evitas que el tiempo se acabe y no hayas pasado aún las soluciones, lo que incrementa el nivel de nervios.

Espero que os haya sido útil y espero vuestras aportaciones ¡todo consejo es bienvenido!

 

Anuncios

7 comentarios en “Oposiciones, cómo enfrentarse a un examen de test.

  1. Completamente de acuerdo! Oposite 4 años xo a registrls, donde no hay test, pero en el master que me he enfrentado a varios, he aplicado algunos de los cnsejos q das y funcionan!! Sobre todo el reconocimie to visual y el de ir dando vueltas rellenando las seguras, sin perder el tiempo, y volver mas trde 🙂 beso!

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Los errores más comunes del opositor |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s