Oposiciones: Cómo afrontar el día del examen

Ha llegado, el día D, la hora H. Todo lo que hemos trabajado, el esfuerzo que hemos hecho se somete a su prueba definitiva, es todo o nada, o demostramos lo que sabemos o habremos tirado meses, incluso años, de esfuerzo por la borda.

Es duro pero es así, la presión a la que los opositores nos vemos sometidos cuando llega el momento del examen es enorme. Saber que te lo juegas todo a una carta puede poner de los nervios al más templado, pero eso también es saber opositar, saber enfrentarse a ese momento y que no te supere, lograr controlar tus nervios y hacer solo aquello que sabes hacer.

Para superar este día de la mejor manera posible podemos poner en práctica varias fórmulas, veamos algunas de ellas.

Familiarizarse con el terreno. No es ninguna tontería, acudir unos días antes al lugar donde debemos realizar el examen nos va a ayudar a minimizar los nervios. Si además de en el examen estamos pensando en si sabremos llegar, si habrá sitio para aparcar, cuánto tardará el autobús… no haremos más que incrementar el nerviosismo normal de última hora. Si es posible conozcamos el terreno, calculemos el tiempo de llegar y visualicémonos saliendo por la puerta con el éxito pintado en la cara.

Desconecta 12 horas antes. Está claro que lo que no nos sepamos ya no lo vamos a aprender en unas pocas horas, así que hagamos un repaso la mañana de antes pero dejemos parte de la tarde libre, salgamos, vayamos al cine, a dar un paseo. Lo que sea que nos sirva para despejar la mente y prepararla para el esfuerzo del día siguiente.

Duerme, duerme, duerme. No te va a servir de nada pasar la noche en vela, piensa que cuanto más descansado estés mejor afrontarás las prueba definitiva. Hay gente que se toma algún somnífero para asegurarse el sueño, si no estás acostumbrado no lo recomiendo ya que no sabes como te va a sentar. Una tila o cualquier infusión relajante es más que suficiente.

No llegues demasiado pronto. Cada minuto que pasas esperando es un minuto más de tensión, no digo yo que llegues justo cuando pronuncien tu nombre, pero tampoco es necesario estar allí una hora antes. La visita previa al lugar te habrá ayudado a calcular el tiempo.

Cierra los ojos y respira hondo. Ya estás sentado tienes el examen delante y el tiempo ha empezado a correr. No te precipites, cierra los ojos un momento y respira hondo, saca todos los nervios fuera y disponte a hacer el mejor examen de tu vida. La tranquilidad y la concentración son tus mejores armas.

Haz lo que sabes. Es lo único que queda, has estudiado, estás entrenado. Haz lo que te han enseñado en la academia o con el preparador, lo que has aprendido en tus meses de estudio. Lee con cuidado y responde sin miedo las que tengas claras. Ante la duda depende del tipo de prueba, no es lo mismo que descuenten los errores. Por mi experiencia es mejor ir a lo seguro y dejar las que no se sepan, si no lo sabes tú ¿por qué lo van a saber los demás?

¿Cómo lo ves? ¿Cuáles son tus estrategias para enfrentarte al día decisivo?

Anuncios

3 comentarios en “Oposiciones: Cómo afrontar el día del examen

  1. Pingback: Las cuatro claves del éxito en las oposiciones |

  2. Pingback: Oposiciones: Cómo mejorar la concentración |

  3. Pingback: Los errores más comunes del opositor |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s