Oposiciones. El lugar de estudio, ante todo comodidad.

Hay escritas páginas y páginas hablando de lugar de estudio. Cómo tiene que ser, la temperatura, la iluminación, la orientación, el tipo de silla, de mesa, la postura que debemos tomar, hasta el color de las paredes adecuado. Personalmente me hace gracia cuando leo este tipo de recomendaciones porque de toda la vida solo he tenido un truco para encontrar mi lugar de estudio ideal, ese rincón mágico donde voy a aprender todo el temario de carrerilla, este es aquel en el que esté más cómoda.

Siempre se ha dicho que a la hora de estudiar hay que tener un lugar adecuado donde puedas aislarte del resto y concentrarte, un lugar donde puedas tener organizados los apuntes, si tienes un corcho en la pared mejor que mejor, un lugar en definitiva en el que al entrar se active el modo oposición automáticamente. No voy a ser yo la que cuestione esta necesidad, como he dicho hay ya mucho escrito sobre como acondicionar tu lugar de estudio. Lo que pretendo es contar como es mi hábitat por si puede ser de utilidad a alguna rara avis que no se acople al típico estudio.

No tengo lugar de estudio fijo por dos motivos, primero por falta de espacio. Ni ahora que tengo casa propia ni cuando vivía con mis padres tenía una habitación ex profeso para estudiar. Podía habérmela acondicionado sí, pero, y este es el segundo motivo, tener un sitio prefijado me limita y sé que no sería capaz de permanecer mucho tiempo seguido en el mismo lugar.

Entonces ¿qué hago? diréis, básicamente me muevo entre la cama y el sofá y cuando es necesario utilizo la mesa del comedor. Personalmente necesito estar cómoda para leer, concentrarme, memorizar… Si adopto la postura perfecta en el sofá puedo estar horas delante de los folios. La cama es algo más incómoda pero con unos cuantos almohadones se soluciona. Seguramente muchos dirán que una excesiva comodidad es perjudicial ya que te puedes dormir, por ejemplo. No digo que no, cuando esto suceda la solución es pasar a la silla o darte un paseo.

Los apuntes se vienen conmigo allá donde voy aunque tienen un sitio fijo en el comedor, sí, en casa es difícil ocultar cuando estoy en pleno proceso. En cuanto al corcho para organizarme el armario empotrado de mi dormitorio ofrece más espacio del que necesito para pegar folios y folios. Sé que no es lo más ortodoxo y que recomiendan tener un sitio único y exclusivo, pero a mí me funciona. Si me canso de un sitio voy a otro y tiene la ventaja de que no monopolizo ningún espacio en una casa en la que vivimos cuatro. También me he planteado la opción biblioteca, pero me es imposible concentrarme rodeada de gente y sin poderme repantigar. Aunque reconozco que viene bien para hacer esquemas, resúmenes o cualquier actividad que no requiera un exceso de concentración.

Lo que está claro es que cada uno debe buscar el método que mejor le funcione. Igual que hay gente que estudia mejor de mañanas que de tardes, hay gente que necesita su silla, su mesa y su boli de la suerte. Cada uno sabe cuándo y cómo rinde más, y si no es tú caso, si todavía estas pensando cómo montarte ese obligado rincón, te recomiendo que pruebes varias opciones hasta dar con aquella en la que te sientas más cómodo. Por mi experiencia la comodidad es un requisito indispensable para sacar provecho al estudio.

Y tú, ¿cuál es tu espacio ideal? ¿Tienes alguna manía especial? ¿Algún truco que sea efectivo?

Anuncios

2 comentarios en “Oposiciones. El lugar de estudio, ante todo comodidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s