Estudiar oposiciones en vacaciones, es posible

Llegan las vacaciones escolares, y con ellas la agenda navideña se llena de eventos. Las compras, las reuniones familiares, las comidas y cenas navideñas… Y si tenemos niños añadamos el circo, el cine, la feria, la pista de hielo, el paseo para ver las luces, los mercadillos… En todo este maremágnum ¿dónde queda el tiempo para estudiar? Prioricemos. Esto es lo básico, ¿tenemos examen dentro de un mes, dentro de seis o no hay fecha? Estudiemos con calma nuestra situación y actuemos a partir de ahí.

Cierra y que pase la Navidad

Si no podemos aparcar los estudios ni durante un día, cerremos puertas y ventanas y que la Navidad pase lo antes posible. Es un sacrificio pero después del camino recorrido no vamos a tirar el trabajo por la borda teniendo la meta tan cerca. Comamos y cenemos, no lo podemos evitar, pero el resopón en casa con los apuntes, eso sí, para cuando lo necesites. Vale que tengas el examen en menos de un mes, pero cuando la mente dice basta no hay nada que hacer, sal a que te dé el aire, compra tus regalos y vuelve a la carga. Si cerrar del todo no es posible, básicamente porque tenemos niños que atender, busquemos opciones. Tirar de abuelos y tíos es lo más socorrido, incluso otros papás nos pueden echar una mano llevando a nuestros niños al cine. También están las escuelas de navidad, muchos centros escolares dejan sus puertas abiertas durante las vacaciones y organizan actividades que ocupan la mañana de los pequeños. Y una última cosa, que tu entorno te apoye. Encárgate de que todos sepan que estás off estas fiestas, es más fácil superarlo si no te molestan invitándote a salir cada dos por tres.

Repasa, haz resúmenes, lee.

Si la cosa no es tan urgente, aunque no podemos dormirnos en los laureles, preparemos un horario realista. No nos planteemos estudiar en Navidad o el día de Año Nuevo ya que sabemos que no lo vamos a cumplir. Reduzcamos el tiempo de estudio diario o invirtámoslo en otras acciones. Podemos repasar temas antiguos, hacer esquemas o resúmenes que tengamos pendientes, hacer más exámenes, hacer primeras lecturas, o incluso organizar la materia de cara al año próximo. Son actividades igual de importantes que el mero estudio pero que se realizan de forma más amena, así no nos agobiaremos con el “tengo que estudiar y no me apetece”.

Relájate y disfruta

Si en cambio no tenemos prisa nuestra planificación no va a sufrir graves consecuencias por que nos tomemos una semana de relax. De hecho es lo más recomendable para todo aquel que pueda permitírselo. No se nos va a olvidar lo aprendido por dejarlo de lado unos días ni tampoco vamos a perder el hábito, es más, seguramente nos haga mucho bien desconectar por unos días de la rutina. Cuando la retomemos lo haremos con las pilas cargadas.

También puedes aprovechar para leer, puede ser algo relacionado con tu oposición o no, lo importante es que el cerebro siga trabajando. Si hasta ahora no tenías tiempo, aprovecha tu paréntesis y navega por Internet, es ser un gran aliado, puedes buscar foros, modelos de examen, consejos para superar la prueba… De esta forma desconectamos pero no del todo con lo que nos sentimos menos culpables.

¿Cómo lo ves? ¿Te parece factible?

 

Anuncios

4 comentarios en “Estudiar oposiciones en vacaciones, es posible

  1. Gracias por las recomendaciones yo sólo tengo fiesta los días puntuales,navidad ,año nuevo y reyes,y quitando reyes ,el resto ni cenas ni comidas,con la familia,tengo el examen dentro de un mes y entre trabajo y niña no tengo tiempo de estudio

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s