Rosas y azules, los juguetes reflejan nuestra sociedad

#Soyquiendecide es una campaña que se ha puesto en marcha desde Realkiddys y Madresfera para luchar contra el sexismo en los juguetes. ¿Eres tú o tu hijo quienes elegís los juguetes? O ¿son las grandes empresas, los medios… las que nos dicen qué es para niños y qué para niñas?

Alguna vez he hablado de juguetes, concretamente cuando abordé el tema de la violencia en ¿Incitan las armas de juguete a la violencia? Mi conclusión era que los juguetes no hacen más que reproducir la sociedad en la que se inscriben y que mediante el juego los niños conocen su entorno y cómo relacionarse con él. Por lo que, si se retiraban las armas de juguete, podríamos retirar también las planchas, lavadoras o fregonas dado su sesgo claramente machista.  Para mi esta no es la clave, no se trata de retirar los juguetes “discriminatorios”, los juguetes son juguetes, se trata de trabajar por cambiar esa sociedad que pone en rosa las páginas de muñecas y en azul las de coches.

¿Acaso un niño no puede jugar con una plancha y una niña montar un Meccano? Ya hay catálogos de jugueterías que trabajan en ello y puedes ver niños jugando con cocinas, aunque aún no he visto niñas disparando o niños con un bebé en brazos. ¿Igualdad solo hacia un lado? No vale. Cuando mi hijo mayor era pequeño, y antes de que se dejara influenciar por algo que no fuéramos nosotros, jugaba mucho a cocinitas y tuvo su cocina. El pequeño con dos años quería un carrito con bebé y tuvo su carrito con bebé. En el momento empiezan a relacionarse con el mundo no tienen unas preferencias marcadas en cuanto a juguetes de niño o de niña. Hay cosas que les llamarán más o menos la atención, pueden ser las cocinas, las muñecas, el aspirador o las motos. El problema es que según aumenta su grado de inserción social aumentan sus limitaciones. Mi mayor se limita porque ya no quiere ver las páginas rosas de chica, aunque no está todo perdido, de los anuncios de la tele se lo pide TODO.

Le digo una y otra vez que no hay juguetes de niños y niñas, que eso es lo que nos quieren vender, pero que nosotros podemos elegir. Mucha palabra para un niño de cinco años hiperestimulado en sentido contrario por su entorno, desde la tele hasta el ambiente escolar. No sé si el hecho de que las niñas jueguen mayoritariamente con muñecas y los niños prefieran juegos de acción está totalmente determinado por el contexto social o existe alguna base neuronal que predisponga a ello después de siglos de una marcada evolución hacia un camino u otro, y no es ese el objeto de este artículo. El caso es que seamos conscientes de que podemos influir y decidir.

juguetes (1).jpg

El otro día fuimos a Dideco y mis hijos se volvieron locos con juguetes alejados del modelo comercial. Para quien no la conozca es una tienda con juguetes educativos, manipulativos, científicos… Allí no había marcas conocidas, Disney brillaba por su ausencia, así como los Playmobil, Lego, Nancys, Barbis… La decepción inicial del mayor fue dando paso al entusiasmo ante un bote con lente de aumento para ver bichos, una casita con cerraduras varias, un juego magnético de construcción, una marioneta de palo… De hecho su carta de Reyes se ha visto ampliada, para pesar de mis bolsillos, y el pequeño ya tiene adjudicados sus regalos, aprovechando que todavía no pide marcas concretas. En su catálogo no hay páginas rosas y azules, están organizados por edades y podemos ver tantos niños como niñas (aunque alguna niña con bebé se escapa)

catalogojuguetes.jpg

Este modelo no es una excepción, juguetes de este tipo podemos encontrar sin mucho esfuerzo, el problema es que los comerciales se suelen imponer a los educativos. Estas etiquetas no me gustan mucho, bajo mi opinión todos los juguetes son educativos desde que el niño desarrolla su imaginación con ellos. El caso es que las grandes marcas tienen mayor difusión, esto no es malo, si no fuera porque también son más sexistas.

Así que compremos, compremos esa Barbie o ese Spiderman, no vamos a dejar a los niños sin sus juguetes favoritos, pero enseñémosles más opciones, que jueguen sin condicionantes, que sepan que son personas, no rosas y azules. Y sobretodo hagamos llegar el mensaje, los juguetes reflejan un modelo social sí, pues cambiemos ese modelo.

Anuncios

8 comentarios en “Rosas y azules, los juguetes reflejan nuestra sociedad

  1. Me encanta esta publicación, estoy completamente de acuerdo contigo. Yo no limito a mi hija sólo con las cosas de chica, de hecho en el catálogo ha marcado hasta cosas que supuestamente son de chicos. En algunas pone una coletilla indicando que son para su primo, pero le va todo en general.
    Es cierto que ella es muy “princesa” y tiende mucho a las muñecas, pero desde pequeña ha jugado con coches y motos y también tiene algún que otro dragón.
    A mi también me encantaría que los catálogos dejaran de ser sexistas, empezando simplemente con el fondo que le dan a las páginas, eso ya condiciona mucho a la hora de que los niños los ojeen, saltándose directamente lo que supuestamente no es de su sexo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Luchando contra los estereotipos con #soyquiendecide - Madresfera Magazine

  3. Ya llego un poco tarde, pero este año, el catálogo de Toy Planet venía con niños jugando a muñecas y niñas con tanques teledirigidos. Quizá se veía un poco forzado, pero mira… por algo se empieza, ¿verdad?

    Me gusta

  4. Pingback: “Mamá, te regalo una pilila” o hablemos de personas. |

  5. Pingback: ¿Tienes novia? Los niños y el amor romántico |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s