Cómo sobrevivir al puente con los niños

Si eres de los afortunados que va a disfrutar de cuatro días de descanso en familia, cuidado, no siempre es fácil que este tiempo de ocio no acabe con tus nervios y estés deseando volver a la rutina diaria.

Algunos dirán qué exagerada, con lo que bien que vamos a estar estos días sin obligaciones, sin cole, sin tener que trabajar…Sí, todo eso es cierto, pero también lo es que cuanto más tiempo compartimos en familia más fricciones hay. Uno quiere ir a pasear, otro quedarse jugando; uno quiere dormir siesta, otro no le deja; uno quiere comer fuera, otro no se anima. Y así podríamos seguir.

No es que tenga la solución universal, pero lo que si tengo son una serie de ideas para que estos días juntos no acaben elevando el nivel de estrés familiar. Un nivel que, por otro lado, está bastante alto con la proximidad de las fiestas, por lo menos en mi casa. Entre el ambiente navideño que se respira y la avalancha de juguetes que ilusamente esperan, mis hijos están de los nervios, especialmente el mayor.

niño con palo

Así que ante todo mucha calma, como dice la canción. La clave es la PACIENCIA, debemos entrar en modo zen desde ahora mismo. Ya sé que es difícil, especialmente si vamos a viajar. Prepara maletas, que no se olvide nada, dónde están los gorros, no le viene, hay que comprar, no queda tiempo… Mamá cuando llegamos, cuánto falta para Nochebuena, quiero esto y esto, porqué no me has traído mi juguete…Debemos respirar profundamente, pensar que si perdemos los nervios ellos los perderán también y de perdidos al río. Calma, todo va a salir bien, para ello es importante el siguiente punto.

PLANIFICAR. Tanto si vamos a quedarnos en casa como si vamos a salir fuera es bueno tener una agenda con lo que queremos hacer estos días. Es difícil con niños que todo salga según lo planeado, pero a tiempo de improvisar siempre estamos. Podemos decidir si queremos ir al cine y sacar las entradas con antelación, suele pasar que todos pensamos a la vez y nos quedamos sin. Lo mismo si queremos ir a un parque de atracciones, al museo o a cenar. Si nos hemos ido de viaje, podemos planear las excursiones que queremos hacer o de dónde vamos a comer, así nos evitaremos acabar en el quinto pino y con un solo paquete de galletas para cuatro.

Como sabemos que es posible que esto pase, así como que llueva, que el niño se pase el viaje vomitando (y tú sin bolsas ni ropa de recambio) que la casita rural sea un bodrio, que estés con 39 de fiebre o que los niños decidan no dormirse hasta la una de la mañana. Un último consejo, HUMOR. Como decía mi abuela todo tiene remedio, menos la muerte (muy drástica ella sí), pues eso, si llueve jugamos al parchís, si hay que estar despierto contamos cuentos y si el niño no tiene ropa que cada uno le preste una prenda. De lo que se trata es de intentar cambiar el chip para poder disfrutar de estos días sin la presión que ya nos acompaña a lo largo de la semana.

En casa o de excursión, con cine o con peli casera, decorando el árbol o paseando por el campo, recordemos no dramatizar, no es tan horrible que se haya caído la leche o que esté dando saltos en la cama. Paciencia y humor, estas dos claves no fallan aunque cueste ponerlas en práctica a veces. Yo por mi parte voy a preparar las bolsas para el vómito, que después de tres años ya toca llevar en el coche.

Anuncios

2 comentarios en “Cómo sobrevivir al puente con los niños

  1. Pingback: Las (des)ventajas de tener pueblo |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s